Opiniones Acerca de la Biblia

David Muniesa

 

Mediante un fragmento de este texto de David Muniesa incluido en la obra "Santa Biblia", de Laffont Ediciones Electrónicas se recoplian opiniones, textos de los Padres de la Iglesia y otros dichos notables acerca de la Biblia.

 

En todos los tiempos los hombres más prominentes han elogiado la Biblia, la cual es como la luz del sol que aparece nueva todos los días.
La Biblia es un libro religioso, pero no es comparable a ningún otro libro religioso escrito por los hombres. No tiene por objeto defender un determinado sistema teológico y menos aún, una especial organización eclesiástica.
Es un libro sublimemente divino e intensamente humano. Toca todos los aspectos de nuestra vida y nos interesa en todas las edades y circunstancias.
En cuanto a su sentido no es la Biblia la que ha de adaptarse a las creencias de los cristianos, sino éstas a la Biblia.

 

LOS PADRES DE LA IGLESIA

San Jerónimo: "Solamente la Biblia es la norma de la fe. Todo lo que decimos tenemos que probarlo por las Escrituras". "Ignorar las Escrituras es ignorar al mismo Cristo... No hay más que un río que mana del trono de Dios. Es la gracia del Espíritu Santo, y esta gracia del Espíritu Santo está encerrada en las Sagradas Escrituras, es decir, en ese río de las Escrituras. Y corre este río entre dos riberas, que son el Antiguo y el Nuevo Testamento, y en cada orilla se encuentra plantado un Árbol, que es Cristo".

San Agustín: "En la superabundancia de las Santas Escrituras somos alimentados por las cosas claras y ejercitados por las cosas oscuras; aquellas apagan nuestra hambre, esas impiden el fastidio". "Cuanto es más pobre el hombre de su propio fondo, más debe enriquecerse en estas fuentes sagradas... Para todas las enfermedades del alma proporciona la Sagrada Escritura un remedio. Ama las Sagradas Escrituras y te amarra la Sabiduría".

San Justino Mártir: "Cristo nos enseñó que no debemos poner fe en las doctrinas humanas, sino en las que Él y los profetas enseñaron".

San Juan Crisóstomo: "Todo lo que está en las Escrituras Divinas es verdadero y claro; todo lo que hay de necesario en ellas, se puede entender sin dificultad". "Os amonesto continuamente y no me canso de amonestaros, que no solamente estéis atentos a lo que se os dice, sino que también os ocupéis en vuestras casas cuidadosa y diligentemente en la lectura de la Sagrada Escritura. Esto he encarecido constantemente a los que han hablado privadamente".

San Eusebio: "Creed las cosas que están escritas; las cosas que no están escritas, ni penséis en ellas ni las examinéis".

Orígenes: "Nuestras aseveraciones y discursos no tienen ningún peso; las Escrituras son los testigos que no podemos recusar".

San Atanasio: "No se aleje de tu boca la Palabra de Dios, ni de día ni de noche. En todo tiempo consista tu obra en la meditación de las Sagradas Escrituras... Como la Sagrada Escritura sobrepuja a todos los libros aconsejo que la lean con frecuencia quienes desean saber más de ella".

San Basilio: "Obedezcamos al Señor que ha dicho: "Escudriñad las Escrituras...". "Toda la Escritura es inspirada por Dios, útil para enseñar..." (2 Timoteo 3:16), siendo dicho por el Espíritu Santo para que todos los hombres busquen en ella, como en una botica universal de las almas, el remedio para curar el mal particular de cada uno".

San Gregorio el Grande: "¿Qué otra cosa es la Sagrada Escritura sino una carta que el Señor Todopoderoso ha querido por su bondad dirigir a su criatura...? ¿Cómo te descuidas en leerlas, y no manifiestas ardor y prontitud en saber lo que en ellas se contiene? Por lo cual te encargo estrechamente que te apliques a este estudio con la mayor afición, y que medites cada día las palabras de tu Creador. Aprende por la Palabra de Dios, cual es para contigo el corazón de Dios".

San Isidoro de Sevilla: "El camino que conduce a Cristo es la Sagrada Escritura, mediante la cual los justos se acercan a Dios y Le reconocen tal cual es. Las santas y sublimes Escrituras son semejantes a montes que nos proporcionan alimento; todo hombre piadoso que los sube, tiene el pleno goce de encontrar alimento eterno".

San Hilario: "La Palabra de Dios ha sido dirigida a todos, y debe ser tocante a nuestros pasos como una lámpara ardiente".

El Venerable Beda: "Te ruego encarecidamente que te dediques en primer lugar a la lectura de los Libros Sagrados, en los cuales creemos encontrar la vida eterna".

Juan VIII, Papa: "La Sagrada Escritura si bien es sencilla y deleitosa al que la lee, sin embargo más gusto y placer nace de la esperanza de la vida prometida en ella".

Inocencio III, Papa: "Acudamos a la Sagrada Escritura cada vez que tengamos que lugar con graves tentaciones; en ella encontramos cosas que nos causan maravilla, y ejemplos que imitar".

San Buenaventura: "Por la lectura de la Sagrada Escritura se mantiene firme nuestra alma".

 

LOS AMANUENSES Y LETRADOS DE LA EDAD MEDIA

En el siglo XIV Pedro López de Ayala decía en su Rimado de Palacio:

"Mas los nuestros perlados no lo tienen en cura
Asaz han que facer por la nuestra ventura
Cohechan los sus súbditos sin ninguna mesura
E olvidan la consciencia e la Sancta Escriptura."

Por su parte, el fraile Francisco Blanco, de la orden de Fray Luis de León, en su biografía de este último, que fue puesto en la cárcel por la Inquisición (..), al salir de la cárcel escribió:

"Aquí la envidia y mentira
me tuvieron encerrado;
dichoso el humilde estado
del sabio que se retira
de aqueste mundo malvado
y con pobre mesa y casa
en el campo deleitoso
a solas su vida pasa.
Con sólo Dios se compasa;
Ni envidiado ni envidioso."

 

LOS GRANDES PERSONAJES DE TODOS LOS TIEMPOS

Cervantes: "Lea en la Sacra Escritura..., allí hallará verdades grandiosas y hechos tan verdaderos como valientes...".

Dr. Ricardo Rojas: "Tengo en los Evangelios mi más segura guía espiritual. Todos los libros sagrados y la historia que los encadena y la filosofía que los explica, me sirven para desentrañar el profundo sentido, cada vez más humano y luminoso, del mensaje cristiano".

Gabriela Mistral: "La Biblia es para mí el Libro. No veo cómo alguien puede vivir sin ella".

León Tolstoi: "El desarrollo moral del niño y del hombre es imposible sin la Biblia, ésta es la convicción de mi larga experiencia".

Emilio Castelar: "No comprendo que se hayan opuesto miles de obstáculos a la propagación de la Biblia. La Biblia es la revelación más pura de que Dios existe".

Francisco Giner de los Ríos: "La Biblia contiene el sistema doctrinal, moral y religioso, relativamente más profundo, vivificador, popular e inteligible que en la Historia de la Humanidad ha aparecido".

Galo Plaza Lasso, Presidente del Ecuador: "Aquí le dejo la Biblia, que la he leído todas las mañanas para revestirme de paciencia y de virtudes cristianas".

De Tocqueville: "El cristianismo bíblico es el compañero de la libertad en todos sus conflictos, la cuna de su infancia, y la fuente divina de todas sus pretensiones".

Domingo Faustino Sarmiento: "La lectura de la Biblia echó los cimientos de la educación popular que ha cambiado la faz de las naciones que la poseen".

Hegel: "Para el cristiano, es la Biblia la que toca las fibras de su corazón e imparte firmeza a sus convicciones".

Abraham Lincoln: "Creo que la Biblia es el mejor don que Dios jamás haya dado a los hombres. Todo el bien que emana del Salvador del mundo se nos comunica a través de este libro".

W. E. Gladstone: "He conocido a noventa y cinco de los hombres más grandes del mundo en mis tiempos, y ochenta y siete de ellos eran seguidores de la Biblia". "La Biblia trae el sello distintivo de su origen, y una distancia inconmensurable la separa de todo competidor".

George Washington: "Es imposible gobernar rectamente al mundo sin Dios y la Biblia".

Napoleón: "La Biblia no es un mero libro, sino una creación viviente, con un poder que vence a todo cuanto se le opone".

Giuseppe Garibaldi: "Recomiendo a todos los italianos a que lean la Biblia, pues es el libro que librará a Italia".

La Reina Victoria: "... el comercio por sí, no puede hacer que una nación sea grande y feliz como lo es la nación inglesa. Inglaterra ha llegado a ser grande y feliz por el conocimiento del Dios verdadero y de Cristo Jesús. Este Libro es el secreto (La Biblia)...".

Daniel Webster: "Si en mis pensamientos o estilo hay algo digno de encomio, lo debo a mis padres que me inspiraron desde temprana edad el amor a las Escrituras". "Si permanecemos fieles a los principios de la Biblia, nuestra patria prosperará y seguirá prosperando; pero si nosotros o nuestra posteridad descuidamos sus preceptos y autoridad, nadie podrá decir cuán pronto podría sobrevenirnos alguna calamidad y sepultar toda nuestra gloria en profunda oscuridad".

Thomas Carlyle: "La Biblia es la expresión más fiel que jamás haya vertido en letras del alfabeto el alma del hombre; a través de la cual, como por una ventana, podrán todos los hombres mirar hasta la lejana eternidad y discernir en vislumbres remotos su distante y olvidado hogar".

John Ruskin: "Cualquier mérito que pueda haber en cosa alguna que yo haya escrito, se debe por entero al hecho de que cuando era niño mi madre me leía todos los días una porción de la Biblia y me hacía aprender de memoria alguna parte de ella".

Charles A. Dana: "El gran Libro antiguo aún permanece; y cuanto más examinemos este viejo mundo, tanto más sustentará e ilustrará las páginas de la Palabra Sagrada".

Ferrar Fenton: "En las Escrituras hebraico-cristianas tenemos la única llave que abre el misterio del Universo al hombre, y el misterio del hombre a sí mismo".

Tomas Huxley: "La Biblia ha sido la Carta Magna de los pobres y de los oprimidos. No puede la raza humana pasarse sin ella".

John Milton: Dios lo ha revelado y enseñado en las Santas Escrituras por ministros inspirados, y en el Evangelio por su propio Hijo y sus apóstoles, con el más estricto mandamiento de rechazar todas las demás tradiciones y adicciones de cualquier clase que sean".

W. II. Seward: "La esperanza entera del progreso humano pende de la influencia siempre creciente de la Biblia".

Patrick Henry: "La Biblia vale más que todos los demás libros que jamás hayan sido impresos".

Ulysses S. Grant: "La Biblia es el ancla mayor de nuestras libertades".

Andrew Jackson: "Ese libro, caballero, es la roca en que descansa nuestra República".

Robert E. Lee: "En todas mis perplejidades y angustias, la Biblia jamás ha dejado de darme luz y fuerzas".

Lord Tennyson: "La lectura de la Biblia es una educación por sí sola".

B. Pascual: "La Sagrada Escritura no es una ciencia del entendimiento sino del corazón; de consiguiente sólo es inteligible para los que tienen el corazón recto".

Barón Cuvier: "Moisés nos dejó una cosmogonía cuya exactitud vemos comprobada diariamente por modo maravilloso, porque las recientes observaciones geológicas están enteramente de acuerdo con el Génesis respecto al orden en que fueron creados sucesivamente todos los seres".

Horace Greeley: "Es imposible esclavizar mental o socialmente a un pueblo que lea la Biblia. Los principios de la Biblia son los cimientos de la libertad humana".

John Quincy Adams: "Tan grande es mi veneración hacia la Biblia, que cuanto más pronto comiencen mis hijos su lectura, tanto más confiada será mi esperanza de que lleguen a ser ciudadanos útiles de su patria y miembros respetables de la sociedad". "Desde hace muchos años he tenido por costumbre leer la Biblia entera una vez al año".

Immanuel Kant: "La existencia de la Biblia, como libro para el pueblo, es el mayor beneficio que la raza humana jamás haya experimentado. Todo intento de desprestigiarla es un crimen contra la humanidad".

Charles Dickens: "El Nuevo Testamento es el mejor libro que jamás se haya conocido o que se conocerá en el mundo".

Sir William Herschel: "Todo descubrimiento humano parece hecho tan solamente para confirmar más y más las verdades que contiene la Sagrada Escritura".

Sir Isaac Newton: "Hay más señales de autenticidad en la Biblia que en la historia profana alguna. Reconocemos en las escrituras de Dios la más sublime filosofía".

Goethe: "Que siga avanzando la cultura mental; que sigan progresando las ciencias naturales en extensión y profundidad cada vez mayores, y que la mente humana se ensanche cuanto quiera; más allí de la elevación y la cultura moral del Cristianismo, tal como brilla en los Evangelios, no podrá pasar".

 

David Muniesa

 

(c) Copyright 2005 Santa Biblia - Nueva Biblia del Tercer Milenio, de Laffont Ediciones Electrónicas